¿Cuáles son los Beneficios de la Linaza Canadiense para la Salud?

By admin on diciembre 20th, 2017

Los Beneficios de la Linaza para la Salud

Informes científicos recientes demuestran que la linaza en la dieta puede tener una influencia positiva sobre los niveles de colesterol, la digestión, el cáncer y las enfermedades del corazón. Los siguientes son algunos ejemplos:

Alivio Contra el EstreñimientoEl hecho de comer 50 gramos diarios de linaza horneada en bollos (molletes) ayudó a incrementar la frecuencia de movimientos intestinales y el número de días consecutivos con movimientos intestinales en un grupo de adultos de edad avanzada.

Un Menor Riesgo de Enfermedades del Corazón Los niveles totales de colesterol bajaron en un 9% y el LDL (el colesterol indeseable) disminuyó en un 18% en un grupo de nueve mujeres saludables, quienes comieron diariamente, durante cuatro semanas, 50 gramos de linaza molida (en forma de semillas molidas o cocinadas en el pan) junto a sus dietas regulares.En un estudio similar de hombres y mujeres, 50 gramos de linaza disminuyeron el colesterol total y redujeron el suero lípido (grasa en la sangre) entre un 11% y un 16%.

Prevención del CáncerLa linaza puede prevenir el cáncer debido a los lignanos (que dan soporte al sistema hormonal femenino) y al ácido graso alfa-linolénico que contiene. Un nuevo estudio canadiense propone que un bollo de linaza con 25 gramos de linaza molida puede prevenir el cáncer del seno. El Dr. Paul Goss, director del Programa de Prevención del Cáncer de Seno en dos hospitales canadienses, ha demostrado que la linaza en la dieta puede prevenir el cáncer de seno. El estudio involucró a 50 mujeres que habían sido recientemente diagnosticadas con cáncer de seno. Mientras esperaban sus cirugías, las mujeres fueron divididas en dos grupos. Un grupo recibió diariamente un bollo conteniendo 25 gramos (equivalente a dos cucharadas) de linaza molida. A las otras se les dieron bollos ordinarios. Cuando se les removieron sus tumores, los investigadores los examinaron en busca de señales de qué tan rápidamente las células cancerosas habían crecido. Las mujeres que recibieron los bollos con linaza mostraron tumores de crecimiento más lento que las otras. Actualmente se llevan a cabo investigaciones científicas adicionales – que incluyen estudios a largo plazo – acerca de los efectos de una dieta con linaza en mujeres con cáncer de seno.

Atención Centrada en las Grasas

A pesar de que cerca del 41% de una semilla de linaza es aceite, una cantidad muy baja de éste es grasa saturada. Más del 70% de la grasa de la linaza es poliinsaturada. Una de las características únicas de la grasa poliinsaturada de la linaza es la alta proporción de ácido alfa -linolénico (AAL), un ácido graso omega-3) en relación al ácido linoléico (un ácido graso omega-6). Expertos en nutrición consideran esenciales a estos dos ácidos grasos debido a que el cuerpo no puede producirlos de cualquier otra substancia. Las grasas esenciales deben comerse como parte de la dieta.

Otras semillas de plantas – de maíz, girasol, y cacahuates – contienen los ácidos grasos omega-6, pero solamente la linaza contiene tanto AAL esencial, un ácido graso omega-3

Ácidos Grasos Omega-3Más de la mitad de la grasa en la linaza es un ácido graso esencial, el omega-3 (véase la tabla arriba). Los estudios científicos han mostrado que los ácidos grasos omega-3 son necesarios para el crecimiento y el desarrollo apropiados de los bebés. Del mismo modo, los ácidos grasos omega-3 pueden reducir el colesterol. Nuevas investigaciones proponen también que el ácido graso alpha-linolénico, el omega-3, tiene características protectoras contra las enfermedades del corazón y el derrame cerebral. Se ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 protegen también contra la alta presión sanguínea, las afecciones inflamatorias y de auto inmunidad. Además, se llevan a cabo estudios a largo plazo acerca de los efectos de una dieta con linaza en mujeres con cáncer de seno.

Proporción de los Omega-3 a los Omega-6Estudios de comunidades antiguas de cazadores y de recolectores de alimentos demuestran que sus dietas contenían aproximadamente cantidades iguales de ácidos grasos omega-3 y omega-6. La mayoría de los ácidos grasos omega-6 en la dieta vienen de aceites vegetales, como el aceite de maíz, el aceite de soya u otros aceites. Investigadores y expertos de nutrición recomiendan actualmente que la gente sustituya los ácidos grasos omega-6 en su dieta con ácidos grasos omega-3, como esos en la linaza.

Información obtenida de website: Flax Council of Canada